El Lehendakari destaca en el Día de la Memoria que todas las víctimas merecen un reconocimiento y una reparación

Fecha de publicación: 

El Lehendakari destaca tres criterios para unir a la sociedad y reconocer a las víctimas: no diluir, no legitimar y no excluir

El lema del acto ha sido: Memoriaren pedagogia kritikoa. La sociedad vasca: luces y sombras

Un centenar de personas ha asistido al acto en el que han tomado la palabra cinco hijas de víctimas del terrorismo y la violencia que cuentan con reconocimiento legal: Naiara Zamarreño, Ainara Olaciregui, Sandra Carrasco, Maider García y Jaione San Sebastián

El Lehendakari Iñigo Urkullu ha participado en el acto central del Día de la Memoria del Gobierno Vasco celebrado este mediodía en el Palacio Miramar de Donostia-San Sebastián. En el acto se han podido escuchar los testimonios de hijas de víctimas del terrorismo y la violencia que cuentan con reconocimiento legal (Naiara Zamarreño, Ainara Olaciregui, Sandra Carrasco, Maider García y Jaione San Sebastián). Tras su testimonio, el Lehendakari ha realizado un análisis crítico del papel jugado por la sociedad vasca en los últimos 60 años con sus “luces y sombras”. Como conclusión del mismo, el Lehendakari ha afirmado que “todas las víctimas merecen un reconocimiento y una reparación” y ha añadido tres criterios éticos “que pueden unirnos”: no diluir, no legitimar y no excluir”

El Lehendakari Urkullu ha estado acompañado por alrededor de 40 víctimas del terrorismo y la violencia; las consejeras y consejeros del Gobierno Vasco; el Secretario General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández; la Directora del Instituto Gogora , Aintzane Ezenarro; la Directora de Víctimas y Derechos Humanos , Monika Hernando y representantes de las instituciones vascas.

Luces y sombras

El acto ha dado comienzo a las 13:00h con una actuación musical a cargo de la Orquesta Sinfónica de Euskadi y en el mismo han participado cinco hijas de víctimas del terrorismo y la violencia: Naiara Zamarreño, Ainara Olaciregui, Sandra Carrasco, Maider García Martín y Jaione San Sebastián. Son personas a las que se les arrebató la infancia y la adolescencia con el asesinato de su padre. Las cinco han mantenido un diálogo sobre las luces y sombras del papel jugado por la sociedad vasca en la Memoria Reciente y sobre cómo abordar la transmisión de la memoria crítica a las próximas generaciones.

Para cerrar el acto, el Lehendakari ha realizado una declaración institucional dirigida a la sociedad vasca. En su discurso, el Lehendakari ha seguido con el análisis crítico del papel jugado por la sociedad vasca y para ello ha destacado algunos extractos del documento elaborado por el Instituto Gogora : “Memoriaren pedagogia kritikoa. La sociedad vasca: luces y sombras”.

En referencia a los años 70 y 80, el Lehendakari ha destacado “las sombras, esto es, el abandono sufrido por las víctimas: “sólo hasta 1987 había provocado 586 víctimas mortales. La respuesta de la sociedad vasca, y de sus entidades e instituciones, no estuvo a la altura de lo que aquella violencia supuso y de lo que las víctimas merecieron.”. Recordó también que en los años 80, el GAL provocó 29 asesinatos y que “las víctimas sufrieron discriminación y negación oficial de su existencia y realidad.” “Hacemos autocrítica” ha declarado el Lehendakari, quien ha añadió que “debimos reaccionar antes, mejor y de manera conjunta”.

En lo que a las “luces” se refiere, el Lehendakari ha destacado que a finales de los años 80 y ya en los 90 la respuesta social fue en aumento. “A partir de 1990, tuvimos una sociedad progresivamente implicada y organizada en contra del terrorismo y la violencia, a favor de las víctimas, en defensa de los derechos humanos, del diálogo y la convivencia”, ha explicado.

A modo de conclusión, el Lehendakari ha subrayado tres criterios éticos que “pueden unirnos a todos” y pueden “reconocimiento a las víctimas”: no diluir, no legitimar, no excluir.

  • NO diluir. Una reflexión crítica no puede ser solo genérica; requiere que el rechazo a la legitimación, compensación o minimización de cualquier forma de terrorismo o violencia sea específico y separado en cada caso.
  • NO legitimar. El ejercicio de una memoria crítica no puede aceptar que se utilice ningún pretexto para legitimar, justificar, compensar o minimizar ninguna forma de terrorismo o violencia.
  • NO excluir. La mirada crítica no puede excluir ninguna forma de terrorismo, violencia o vulneración de derechos humanos. Debe incluir todas las violencias y todas sus víctimas. Los derechos humanos son indivisibles.

El lehendakari ha concluido su discurso afirmando que los derechos humanos son indivisibles y que a todas las víctimas se les debe un reconocimiento y una reparación.