Artolazabal defiende que la futura Ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi restaurará 'vulneraciones de derechos' y reparará 'la injusticia'

Fecha de publicación: 

  • La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales ha comparecido esta mañana a petición propia en la Comisión del Parlamento Vasco para presentar el anteproyecto de la nueva Ley
  • El documento recoge la creación de un Directorio de Entidades de Memoria Histórica y de una Comisión Asesora de las mismas
  • “No es una ley de bandos, no es una ley para resucitar ningún viejo fantasma; es una ley para restituir la dignidad a quien no se le ha restituido”, ha dicho la consejera Artolazabal

Beatriz Artolazabal, consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, ha comparecido hoy a petición propia ante la Comisión de Derechos Humanos, Igualdad y Justicia del Parlamento Vasco para presentar el anteproyecto de Ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi. Artolazabal ha hablado de restauración y de reparación para referirse a las víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo y para justificar la aprobación de este documento legal.

“Se trata de un marco normativo al servicio de un fin humanista y humanizador: restaurar la memoria y la dignidad de las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura”, ha dicho la consejera en un momento de su intervención. Artolazabal también ha dejado claro que “no es una ley de bandos, ni para resucitar ningún viejo fantasma; es una ley para restituir la dignidad a quien no se le ha restituido, para restaurar vulneraciones de derechos y para reparar la injusticia”.

El anteproyecto de Ley de Memoria Histórica y Democrática de Euskadi fue aprobado en Consejo de Gobierno el pasado 27 de julio y ya está en fase de tramitación en el Parlamento Vasco. En este sentido, la consejera ha hablado de “reto ilusionante” y de “oportunidad histórica” para promover la memoria, el reconocimiento y la reparación de las víctimas, así como para fomentar los principios y valores éticos y democráticos. Estos son, según ha explicado la consejera, los objetivos de esta ley; mientras que los pilares sobre los que se sustenta son: “Verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición”.

Y, en este sentido, la futura ley propone la designación de un día anual de recuerdo y homenaje para las víctimas.

Beatriz Artolazabal ha comentado que el camino para la recuperación de la memoria histórica comenzó hace mucho tiempo y se ha referido en concreto a finales de los años 70 y principios de los 80, con las primeras disposiciones institucionales de reconocimiento. También ha considerado como “muy significativa” la aprobación en diciembre de 2002, con el Lehendakari Ardanza, de la creación de una comisión interdepartamental para investigar y localizar las fosas de personas desaparecidas durante la Guerra Civil; tiempo en el que también se puso en marcha el convenio de colaboración entre el Gobierno Vasco y la Sociedad de Ciencias Aranzadi para la exhumación de fosas comunes y la investigación sobre la represión franquista.

La consejera ha proseguido su repaso histórico hablando de Gogora-Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos. “Su creación es el máximo exponente de la institucionalización de las políticas públicas de memoria”, ha dicho. “Investigaciones, informes, publicaciones, seminarios… mapa de fosas de Euskadi; base de datos sobre las víctimas de la guerra, con más de 20.000 registros; el columbario de Elgoibar, el futuro columbario de Orduña, el acompañamiento a familias vascas que han visto reconocido su derecho a la exhumación de sus familiares en el Valle de los Caídos…”, ha enumerado la consejera como exponentes de la trayectoria de recuperación de la memoria histórica.

Artolazabal ha recordado que el anteproyecto prevé la creación del Directorio de Entidades de Memoria Histórica y de una Comisión Asesora en esta materia, como órgano consultivo y de participación de las entidades memorialistas.

En la recta final de su exposición, la consejera ha hablado de un futuro con memoria y con verdad. “La memoria, la verdad y el reconocimiento a las víctimas son y han de ser patrimonio democrático de todas y todos, nunca instrumento de división y confrontación”, ha dicho.

Beatriz Artolazabal ha solicitado a sus señorías “acuerdo y consenso”, porque “se lo debemos al sufrimiento y a la dignidad de aquellas personas y de aquellas generaciones; y se lo debemos a las generaciones futuras”.